sábado, 2 de enero de 2010

Carmelitas Descalzas de Ruiloba


LAS NORMAS DEL MONTE CARMELO

Así viven las trece monjas que integran la Orden de las Carmelitas Descalzas en Ruiloba

SABEN QUIÉN ES OBAMA, PERO NO HAN OIDO HABLAR DE PERSONAJES COMO MICHAEL JACKSON, RONALDO O BANDERAS.

Las Carmelitas Descalzas de Ruiloba tienen Internet y hasta una página web www.madrescarmelitasdescalzas.net/www/comunidades/ruiloba.php

Pueden ver la tele, escuchar la radio y leer la prensa. Son las conco en punto de la tarde de un día cualquiera del siglo XX. Dentro aguardan la hermana María Dolores, de 71 años de edad y madre superiora del monasterio, y la hermana Juan María, de 46. Sonríen e invitan a pasar. Las dos hermanas inician un sosegado recorrido por el edificio, que fue mandado construir en el año 1877 por orden de José Ruiz Pomar, un sacerdote natural de Ruiloba que invirtió parte de su cuantiosa fortuna en levantar este sólido edificio.

María Dolores y Juana María coinciden a la hora de señalar que enlos tiempos que corren es difícil encontrar personas con esta vocación. ¿Y cómo puede una mujer decidir que quiere ser monja de clausura ¿Cómo llega esa vocación de la que hablan? La Madre Superiora sonrie y dice con rostro iluminado: "Son cosas de Dios". La hermana Juana María recuerda perfectamente el día y el lugar en que la sintió.

Así, tienen "familia con as que hablamos", vemos la televisión, aunque "muy de vez en cuando" porque no les gusta, escuchan radio "en ocasiones" y, en el almuerzo, leen un diario noticioso católico "para poder saber lo que pasa en el mundo". Por eso. tenían conocimiento del secuestro del atunero 'Alakrana' y saben que Barack Obama es el nuevo presidente de Estados Unidos, aunque no han oido hablar de Michael Jackson, Cristiano Ronaldo o Antonio Banderas.

Respecto a su vida cotidiana, las carmelitas se despiertan con el alba y se acuestan a las once de la noche. Según la hermana María Dolores, consagrarse de manera definitiva requiere un tiempo de discernimiento y formación de seis años, "un periodo de tiempo suficiente para que la aspirante verifique que lo que siente es verdadero". Un camino que no es sencillo.

Calzadas: el término 'descalzas' sólo es "un símbolo de la auteridad y pobreza que practicamos".
Vocación: "Quién no tiene auténtica vocación no dura ni ocho días aquí dentro".
Clausura: la entienden como un medio para poder ejercer la vida contemplativa.

Margarita Ferrandis (El Diario Montañés) 30-11-09

http://www.eldiariomontanes.es/